• (+34) 911 429 505 / 685 175 235

¿Por qué y para qué?:

Se tiene la idea de que la filosofía es aburrida, intelectual y alejada de la realidad… Pero, verdaderamente, la filosofía no es más que una actitud ante la vida, una forma de vivir y cuestionarse… De manera que es algo muy práctico y útil a la hora de enfrentarnos con nuestro día a día.
El asesoramiento filosófico parte del supuesto de que buena parte de los conflictos humanos son, en su origen, de naturaleza filosófica, pues es la filosofía personal de cada uno la que conforma las actitudes básicas ante la realidad, ante la vida. Por ello, busca apoyar a quienes desean comprender y comprenderse, incrementar sus habilidades de reflexión, imprimir una dirección más consciente en su vida, enriquecer y ampliar sus perspectivas, a quienes aspiran, a vivir con más congruencia, lucidez y conciencia.
A lo largo de nuestra vida surgen preguntas, conflictos o retos que tenemos que atender, que no son patologías clínicas ni pertenecen  a disfunciones psicológicas… El asesor filosófico entiende que las crisis son inseparables del desarrollo del ser humano y que carece de sentido patologizarlas por sistema. Sin embargo, siempre que el asesor considere que la situación u objetivos que plantea el consultante no se adecuan al tratamiento filosófico y requieren, en cambio, un abordaje psicológico, lo derivará a los profesionales correspondientes.

[powr-image-slider label=”1679738″]

Leave a Comment