• (+34) 911 429 505 / 685 175 235

14 May

Comentarios sobre la PROFESORA:
Gracias Sole por impartir el taller y por tu dedicación a difundir la práctica filosófica, es un trabajo que tendría que estar más recompensado.

¿Respecto a nuestra profesora? Ha sido muy atenta, paciente y eficaz en los problemas que han surgido. Con una metodología de enseñanza directa y concisa consigue una dirección correcta en las prácticas que se realizan en los cursos, siendo delicada en los momentos necesarios pero dura y consistente cuando la situación lo ha requerido así. En definitiva, ha presentado una dinámica evolutiva y adaptable a cualquier situación, debido a su gran experiencia.

Sole, me has ayudado mucho a solucionar (o empezar un cambio) en muchos de mis problemas a la hora de actuar, has sabido tener mano dura y pararme los pies eficazmente. Solo espero que sigamos trabajando y que todo salga viento en popa. Muchas gracias.

Tan solo me queda daros las GRACIAS a todos. Sole, ha sido un auténtico placer haber aprendido de ti y contigo, que nos hayas corregido lo malo y dicho lo bueno de nuestro trabajo y de nuestro comportamiento, pero sobre todo, que hayas tenido esa actitud predispuesta a que sepamos más y más a cada instante. ¡¡Un abrazo fortísimo!!

Comentarios sobre el CURSO:
El final del curso ha sido totalmente práctico y eso me ha gustado.

Gracias al aprendizaje teórico y su puesta en práctica de todos los aspectos filosóficos que hemos trabajado, he recibido un conocimiento útil para la vida real, un conocimiento que poco a poco, con paciencia (una de las mayores virtudes necesarias a la hora de desarrollar la práctica filosófica), posibilita identificar, con precisión en mayor o menor medida, un sinfín de herramientas del pensamiento, de falacias, de actitudes y, en definitiva, de existir, que se interponen en el camino de lo que aspiramos a ser: personas capaces de sacar el máximo provecho de nuestro pensamiento.

Me va a resultar costoso expresar en palabras lo que el curso ha significado para mí, porque más que algo que se diga, es algo que se siente. No solo he evolucionado en mi forma de pensar y de actuar de manera positiva, sino que me he empezado a percatar más al detalle del mundo y de sus habitantes, todos nosotros.

Aprendo no solo una manera de pensar mejor, sino de ayudar a los demás, de aplicar un nuevo enfoque a la vida y poder seguir por nuevos caminos.

Además, todos hemos experimentado una evolución como personas.

Me lo he pasado muy bien con los talleres y las consultas individuales que hemos hecho así como con las clases teóricas, que han sido interesantes y productivas.

Además, es un curso barato.

El curso me ha gustado porque me ha ayudado a conocer diferentes modalidades de la práctica filosófica (p.e. la asesoría filosófica y el taller filosófico) de una manera clara y divertida.

He madurado mucho en el curso, no sé si también en la vida real pero por lo menos a la hora de pensar…

Comentarios sobre el ESPACIO:
El local es acogedor pero en días de frío tendría que estar mejor preparado.

El lugar donde se ha impartido también me ha gustado (librería acogedora de dos plantas, ideal para crear un ambiente cálido).

El lugar me ha encantado, acogedor, con un clima adecuado y un buen servicio.

El lugar en el que hemos realizado el curso ha resultado acogedor y muy propicio para que nos pudiésemos centrar sin distracciones en lo que debíamos: pensar y conocernos. Y, al igual que mis compañeros, no he visto ninguna pega al curso ni al sitio en el que lo hemos realizado.

Comentarios sobre la PRÁCTICA FILOSÓFICA:
No conocía la práctica filosófica, me encontré con algo muy interesante que mucha gente desconoce que existe.

Respecto a la práctica filosófica, sí es cierto que el tema inicial propuesto cae en el olvido tras un par de intervenciones de los interlocutores, pero lo que se gana es mucho mayor, y eso es el conocimiento de nosotros mismos en todas las vertientes posibles. La única “pega” es la gran resistencia que puede observarse y sentirse por parte de los consultantes, o simplemente del mundo en general cuando, de manera indirecta, se procede a establecer el diálogo filosófico pero existe un miedo atroz a conocernos interiormente, con todos nuestros “residuos” existenciales, pero también con lo positivo que albergamos.

Leave a Comment